Enfermedad crónica e incurable

Diez millones de personas padecen EII en el mundo

ALVARADO

2022-05-18T07:00:00.0000000Z

2022-05-18T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://diarioyucatan.pressreader.com/article/282286733872080

CALIDAD DE VIDA

Dolor abdominal, diarrea, sangrado al evacuar, pérdida importante de peso, fiebre y dolor en las articulaciones son tan solo algunos síntomas que sufren los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal (EII), un padecimiento crónico e incurable, pero tratable que afecta severamente la calidad de vida de los pacientes. Se estima que la EII afecta a 3 millones de personas en el mundo, pero se cree que hay más de 10 millones (entre pacientes, familiares y cuidadores) impactadas por la enfermedad. En el marco del Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (que se conmemora mañana), el especialista en medicina interna, gastroenterología, endoscopía digestiva y EII, Manuel Martínez Vázquez explica que el padecimiento es muy heterogéneo, es decir, los pacientes no tienen los mismos síntomas, sino que pueden presentarse en formas distintas según sea el caso, con muchas o pocas manifestaciones. Añade que se trata de una enfermedad compleja que, además de los síntomas ya mencionados, puede afectar otras partes del cuerpo, como las articulaciones, la piel y los ojos, entre otras. Esto, generalmente ocurre cuando la enfermedad progresa y, como es un padecimiento hasta el momento incurable, el 50% de los pacientes tendrá manifestaciones en cualquier parte del cuerpo después de 30 años del diagnóstico. Los pulmones, el corazón, el páncreas y el sistema musculoesquelético también pueden verse afectados a causa de la enfermedad inflamatoria intestinal, de ahí la importancia del diagnóstico temprano y de que los pacientes accedan a tratamientos óptimos que retrasen la aparición de esos eventos. Martínez Vázquez señala que cuando la enfermedad progresa aparecen las complicaciones; los brotes del padecimiento pueden generar lesiones que ocasionan muchas veces la necesidad de realizar cirugías. Reitera que mientras más temprano se detecte el padecimiento y mejor atendido esté el paciente, se logra un mejor curso clínico de la enfermedad. Pero desgraciadamente pueden pasar semanas, meses o años hasta que una persona sea diagnosticada con EII, cuando los síntomas ya son evidentes por el desarrollo de complicaciones. El especialista indica que no a todos los pacientes les irá tan mal, pues hay quienes no tendrán síntomas, pero otros padecerán la EII de manera crónica y requerirán de tratamiento farmacológico de por vida. Detalla que actualmente existen tratamientos innovadores para la EII, pues se tienen las terapias convencionales, las biológicas estándar y otras que se incorporaron de manera reciente que le ahorran a los pacientes varias cirugías. Más tratamientos No obstante, apunta que como se trata de una enfermedad compleja se requieren de más tratamientos con menos efectos adversos y menos reacciones alérgicas, y con más efectividad. La líder médica para la unidad de gastroenterología en Takeda, Brenda Solís manifiesta que existen dos tipos de EII: la colitis ulcerosa (Cuci) y la enfermedad Crohn, las cuales se diferencian por las zonas anatómicas comprometidas, lo que deriva en síntomas diferentes en cada caso. En el caso de Cuci, el trastorno afecta el intestino grueso o colon, y en Crohn puede ser cualquiera del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano.—

es-mx