Un posquirúrgico más confortable

YEUSVÍ MALEY FLORES CAZOLA ( * ) (*) Facebook, YouTube, Instagram y Twitter: @DraYeusviFlores. drayeusvi Página web: www.drayeus.com. flores@gmail.com

2022-05-18T07:00:00.0000000Z

2022-05-18T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://diarioyucatan.pressreader.com/article/282295323806672

CALIDAD DE VIDA

Un hospital de tercer nivel de atención del IMSS realiza un promedio de 84,245 cirugías anuales según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para 2020; muchas de ellas complejas y con resultados satisfactorios. Eso significa que solo en un hospital del país, 84,245 personas experimentaron el nerviosismo previo a una cirugía, la frialdad de la cama quirúrgica y la escena clásica de película de la lámpara cegándolos con su luz brillante. Si añadimos a lo anterior la probabilidad de recibir una anestesia epidural para este momento, quizá haya logrado ponerte los nervios de punta. Sí, me refiero a ese acto en el que el anestesiólogo coloca una aguja en la espalda, y aunque suene muy escalofriante, saber que gracias a este acto médico existe la posibilidad de bloquear el dolor y hacer más confortable un estado posquirúrgico es digno de admirarse. Muchas de las veces volcamos la admiración tan solo a un grupo de especialistas olvidando por completo que el quirófano es un engranaje de médicos de por lo menos dos especialidades y que ante todo son seres humanos dedicados a ayudarnos a aliviar nuestros males. El conocimiento de la anatomía es uno de los muchos que el médico anestesiólogo debe poseer para ingresar en medio de dos vertebras al canal epidural y depositar el medicamento que nos permitirá atravesar ese instante médico sin dolor alguno, abriendo así la posibilidad de ser curados en su totalidad, si esto así fuere gracias al ————— procedimiento quirúrgico. Este tipo de acciones tan poco reconocidas, también permiten hoy en día tener un posquirúrgico más confortable al dejar permeable el catéter y continuar administrando durante un tiempo, analgesia a través de un dispositivo tipo bomba, lo cual se volvió popular sobre todo en las cirugías obstétricas. Pero hablar de anestesia es mucho más que solo un piquete en la espalda, es la posibilidad de manejar todas las constantes vitales de un ser humano a través de una anestesia general, la posibilidad de bloquear una parte del cuerpo para trabajar en ella e incluso la acción de sedar a una persona y permitirle evadir ese momento que quizá pudo significar un choque emocional. Los anestesiólogos sin duda alguna son aquellos especialistas que logran compaginar la ciencia con el corazón, que con la voz comienzan a mitigar el dolor y que con medicamentos convierten una experiencia que pudo ser traumática en tan solo un antecedente quirúrgico a mencionar en tu próxima consulta. Así que, si estas a punto de gritar “pónganme la epidural” dirigido por tantas escenas de televisión y cine, mejor te invito a decirle a tu anestesiólogo “me pongo en tus manos”.

es-mx