Deportiva perdona en la ida

Los yucatecos no son certeros y les sacan el empate

MIGUEL ÁNGEL CALDERÓN LÓPEZ

2022-05-19T07:00:00.0000000Z

2022-05-19T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://diarioyucatan.pressreader.com/article/282544431912066

DEPORTES | FÚTBOL

Sí, es apenas el partido de ida y sí, fue en patio ajeno, pero Deportiva Venados dejó ir la gran oportunidad de finiquitar la serie de semifinales ante los Delfines de la Universidad del Golfo de México, ayer en acción de la Tercera División Profesional. Y es que los yucatecos tuvieron un gran primer tiempo en Nogales, Veracruz. Bien parados atrás, los ciervos esperaban de forma paciente para intentar hacer daño a la cabaña de Eliel Marcos, quien salió en su tarde por los Delfines. Después de un buen apoyo y juego de espaldas del delantero Pedro Ramírez, Carlos Frayde se internó por izquierda del área grande y metió un zurdazo que le sacó pintura a la portería de Marcos, para después los Venados salvarse con un disparo al poste de Gael Velasco. Los Delfines tenían un poco más el balón, pero el peligro era de los yucatecos. Y así llegó el minuto 17, cuando Ramírez recortó hacia el centro en el área de los cetáceos para ser derribado. El mismo habilidoso atacante de Deportiva tomó el balón y cambió el castigo por gol. La anotación en contra fue más que un balde de agua fría para los locales, que a pesar de intentar tomar la iniciativa, los embates de los Venados se veían con mayor peligro. Ahí el pecado de los dirigidos por Arturo Espinoza, quien le ganó la partida desde la banca a su contrario. Los ciervos, con una labor de presión bastante escalonada, ganaban infinidad de pelotas en la media cancha y si no lo hacían, al menos incomodaban a los delanteros universitarios, quienes prácticamente nunca recibían una pelota con ventaja. David Escobar, Armando Maya y el mismo Ramírez dejaron ir claras opciones de hacer más grande la ventaja, en un partido que se veía muy cargado para un solo lado. Y en el pecado se llevaron la penitencia. Durante el complemento, el trámite del partido pasó a ser casi en su totalidad para el conjunto local, que poco a poco fue inclinando la cancha y generando peligro en el marco de Lothar López. Tanto va el cántaro al agua, que Rodrigo Barajas encontró una rendija en la portería de López, sacando un zapatazo impresionante para hacer el empate al 60’ y desatar la locura en las gradas del Estadio de la Universidad del Golfo de México. El gol sirvió para que los ciervos se sacudieran la apatía y emparejaran, al menos en el trámite del juego. Después, el triunfo pudo ser para cualquiera después de claras aproximaciones, primero del “Tanque” Maya por Deportiva y después del local. Destacado fue de nuevo el juego de espaldas de Maya. Aguantando la presión de los defensas, el pelotazo frontal fue un gran arma para los yucatecos que aprovecharon bien el físico de su delantero, que además muestra bastante claridad cuando tiene la pelota en los pies. Si bien la victoria se le escapó a los yucatecos, en la vuelta saldrán como favoritos para quedarse con el boleto a la final. En un Estadio “Alonso Diego Molina” convertido en un fortín por Deportiva, el triunfo se ve muy cerca. En caso de empate todo se definirá desde los once pasos. Sin embargo, los cetáceos saben qué es ganar una serie a pesar de no ser favoritos, ya que en cuartos de final echaron —desde los once pasos— al invicto Muxes. En la otra serie, los Avispones de Chilpancingo vencieron por la mínima a los Guerreros DD.—

es-mx