México, “Estado fallido”

El gobierno ha cedido el control territorial a grupos armados, afirman los jesuitas

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://diarioyucatan.pressreader.com/article/282759180346730

PORTADA

México es un Estado fallido porque no tiene el control de su territorio y permite que grupos armados ejerzan su dominio sobre colonias, barrios y pueblos, manifestaron rectores de Universidades Jesuitas. Al hablar del asesinato esta semana de dos sacerdotes jesuitas en la sierra tarahumara de Chihuahua, lamentaron que el Estado mexicana esté ausente desde hace un buen tiempo de muchas comunidades, donde la población y la ciudadanía están solas. “Estamos solos, abandonados, sometidos a la ley del más fuerte, a la ley del secuestro, de la extorsión, y lo estamos porque a los gobiernos federal y locales no les interesa protegernos”, advirtió el rector de la Universidad Iberoamericana en Torreón, Juan Luis Hernández Avedaño. Numerosas organizaciones de la sociedad continuaron pronunciándose contra la violencia y lamentando el asesinato de los dos jesuitas, cuyos cuerpos fueron encontrados ayer a 80 km del lugar de los hechos. El papa Francisco se declaró consternado por el alto grado de violencia y el número de asesinatos que se cometen en México. Comunidades que están bajo la ley del más fuerte CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— Rectores de diversas universidades jesuitas advirtieron que en México se vive un Estado fallido y una crisis de seguridad, y llamaron a los ciudadanos de todo el país a generar “presión” para exigir un alto a la violencia. Durante la Reunión Anual del Sistema Universitario Jesuita, los académicos ofrecieron el panel denominado “Paz con Justicia y Reconciliación”, en el que lamentaron el asesinato de los sacerdotes Javier Campos y Joaquín Mora, así como del guía de turistas Ernesto Patrón Sánchez. “Cuando el Estado no tiene control territorial y permite que grupos armados privados los controle, a eso le llamamos Estado fallido, y tiene muchos años que en las colonias, los barrios, los pueblos están siendo controlados por algún cártel grande o pequeño, y el Estado está ausente, en muchas partes de México hace mucho tiempo que se fue, por lo tanto la población y la ciudadanía en México estamos solos, abandonados, sometidos a la ley del más fuerte, estamos sometidos a la ley del secuestro, de la extorsión, del asesinato, y lo estamos porque al gobierno federal y locales no les interesa protegernos”, declaró Juan Luis Hernández Avendaño, rector de la Universidad Ibero Torreón. El directivo sostuvo que el hecho de que se hayan llevado los cuerpos de los sacerdotes “es un mensaje de que el narco puede hacer lo que quiera con nuestros cuerpos, se sienten los dueños, y eso no lo podemos seguir permitiendo”. Alexander Paul Zatyrka Pacheco, rector del ITESO (Universidad Jesuita de Guadalajara), dijo que ante la “pobre respuesta de todos los niveles de gobierno” y ante “la negación sistemática de la inseguridad”, las y los mexicanos deben presionar para que haya un alto a la violencia. “Se tiran la pelota unos a otros, es evidente que a futuro estos colectivos políticos seguirán sin actuar. Si no hay suficiente presión de la sociedad civil no podemos esperar a que finalmente estos actores, estas agrupaciones políticas tomen conciencia y se pongan a actuar, nos corresponde ayudar a formar conciencias”. Parteaguas “Ojalá que esto sea un parteaguas que nos ayude a unirnos como sociedad para luchar y trabajar abiertamente y de manera conjunta por el México que deseamos, es evidente que si no los hacemos todas y todos, no se va a realizar”, aseveró. Luis Alfonso González, rector de la Ibero León, destacó que los asesinatos a los padres jesuitas “ocurrieron en el marco de una dinámica de violencia exacerbada en nuestro país que lastima diariamente la vida de nuestra sociedad, y pone en evidencia la ineficacia de la política de seguridad del Estado en todos sus niveles”. En su oportunidad, Francisco Morfín Otero, director del Instituto Superior Intercultural Ayuuk (ISIA), detalló que en las comunidades indígenas de Oaxaca “los asesinatos no son un acto aislado, sino un común denominador”. “Es el terror, el miedo, el aislamiento y la muerte, lo que se ha instaurado en diversos pueblos indígenas del país. Queremos vivir sin miedo, sin terror, vivir una vida mejor, y queremos invitar a todo el pueblo de México a esforzarnos por construir este otro país. “Lo queremos hacer porque estamos convencidos de que es lo mejor para todos, construir en conjunto escenarios de libertad y de amor”, aseveró. A nombre de todas las universidades jesuitas, Luis Arriaga Valenzuela, rector de la Ibero CDMX, exigió a las autoridades federales y locales que cumplan con su obligación de garantizar verdad, justicia y reparación. “Debe garantizarse la verdad, justicia y reparación del daño, esclarecimiento de los hechos, que haya una investigación diligente dedicada a la recuperación inmediata de los cuerpos, que haya identificación y castigo a los responsables, que estos hechos no se vuelvan a repetir”, sentenció. Misa por los sacerdotes Ayer miércoles, en una misa en memoria de los sacerdotes asesinados, integrantes de las Universidades Jesuitas clamaron justicia. Lorena Giacomán Arratia, asistente de Educación de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, advirtió que el dolor no callará a las universidades religiosas de México, cuyos integrantes pugnarán porque el gobierno federal ponga un freno a la violencia. “Nos estruja la lamentable noticia, fueron dos sacerdotes que solo supieron hacer el bien en la sierra Tarahumara, entregados al pueblo indígena. Como universidades jesuitas necesitamos pronunciarnos para exigir justicia sobre este terrible asesinato que refleja la violencia instalada desde hace años en nuestro país, la fractura del tejido social, y la desdicha de muchas personas que haciendo el bien, son víctimas de la delincuencia organizada”, expresó. “El dolor no nos callará, hemos alzado y seguiremos alzando la voz frente a la violencia y la injusticia”, declaró Lorena Giacomán en el acto realizado al interior de la Universidad Iberoamericana de León, Guanajuato.

es-mx