Un llamado a la alegría del amor

Hablemos de Bioética PRESBÍTERO ALEJANDRO DE J. ÁLVAREZ GALLEGOS, COORDINADOR DIOCESANO PARA LA PASTORAL DE LA VIDA Y DOCTORANDO EN BIOÉTICA

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://diarioyucatan.pressreader.com/article/283708368119146

CALIDAD DE VIDA / RELIGIÓN

La Iglesia, iluminada por la fe, que le da a conocer la verdad acerca del bien precioso del matrimonio y de la familia y de sus significados más profundos, siente una vez más el deber de anunciar el Evangelio, esto es la “buena nueva”, a todos indistintamente, en particular a aquéllos que son llamados al matrimonio y se preparan para él, a todos los esposos y padres del mundo. Está íntimamente convencida de que solo con la aceptación del Evangelio se realiza de manera plena toda esperanza puesta legítimamente en el matrimonio y en la familia. En un momento histórico en que la familia es objeto de fuerzas e ideologías que tratan de destruirla o deformarla, la Iglesia, consciente de que el bien de la sociedad y de sí misma está profundamente vinculado al bien de la familia, siente de manera más viva y acuciante su misión de proclamar a todos el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia, asegurando su plena vitalidad, así como su promoción humana y cristiana, contribuyendo de este modo a la renovación de la sociedad y del mismo Pueblo de Dios. Las familias de nuestro tiempo a las que la Iglesia debe llevar el inmutable y siempre nuevo Evangelio de Jesucristo son a su vez las familias implicadas en las presentes condiciones del mundo, las que están llamadas a acoger y a vivir el proyecto de Dios sobre ellas. Es más, las exigencias y llamadas del Espíritu Santo resuenan también en los acontecimientos de la Historia y, por tanto, la Iglesia puede ser guiada a una comprensión más profunda del inagotable misterio del matrimonio y de la familia, incluso por las situaciones, interrogantes, ansias y esperanzas de los jóvenes, de los esposos y de los padres de hoy. Siempre es un buen momento para reflexionar sobre nuestro ser y quehacer familiar. Las grandes interrogantes del mundo de hoy nos obligan a grandes respuestas, pero a manera de testimonio. Mira hacia adentro e interrógate: ¿Realmente mi familia refleja el valor de la unidad, del compromiso generoso hacia los demás, del respeto a toda vida en sus diferentes fases de desarrollo? ¿Soy proclive a defender y promover la belleza y necesidad de preservar la institución de la familia? Este fin de semana estaremos celebrando en nuestra Arquidiócesis de Yucatán la clausura del Año de la Familia, convocado por el papa Francisco. En cada una de las parroquias y rectorías se estarán realizando conferencias y la gran clausura será el próximo domingo. Estén atentos a las redes sociales donde también se realizarán transmisiones en vivo y diferidos. ¡Participemos en familia y en comunidad!—

es-mx