Incomunica el apagón

Comercios cobran a la antigüita; no comen picadillo

WENDY UCÁN CHAN DiariodeYucatan

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

2022-06-23T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://diarioyucatan.pressreader.com/article/284073440339306

EL ORIENTE

Una falla en la subestación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Ticul derivó en una explosión que dejó de saldo serias lesiones a un trabajador y un apagón en la Península que afectó a 1.3 millones de usuarios. Trabajadores de la CFE realizaban en el lugar pruebas eléctricas, pero al hacer la primera no hubo así que uno de ellos acudió al interruptor y activó los “breakers” de alterna y directa. Inesperadamente se cierra un circuito y se aterriza a través de los cables del equipo de prueba. Fue entonces cuando ocurre la explosión y el trabajador resulta lesionado en la cara y las piernas. También ocurrió el megaapagón que causó afectaciones en los tres estados de la Península yucateca. En Valladolid , la suspensión ocasionó que los sectores público y privado tuvieran atrasos en sus labores del día. En el centro de la ciudad las instituciones bancarias dejaron de realizar operaciones. En Tizimín, desde las 8:30 de la mañana se comenzaron a reportar las primeras fallas en algunos sectores, fue intermitente el servicio hasta que de pronto todo el municipio se quedó sin corriente eléctrica. La ciudadanía se quedó sin red y sin telefonía celular. En Progreso, entre las afectaciones del apagón estuvo que la ciudad y comisarías se quedaron sin servicio de agua potable, los comercios no pudieron realizar ventas, semáforos fuera de servicio, oficinas públicas y congeladoras afectadas. El apagón que afectó a gran parte de la Península ocasionó pérdidas económicas a gente de las comunidades. En Valladolid , la suspensión de la energía eléctrica comenzó alrededor de las siete de la mañana y al parecer se trató de una falla que afectó a casi toda la península de Yucatán, y al menos en esta ciudad las fallas ocasionaron que los sectores público y privado tuvieran atrasos en sus labores del día. Hace poco más de un mes que se registró el más reciente apagón que afectó a miles de usuarios de esta ciudad, lo cual tuvo una duración de alrededor de dos horas. El amanecer de ayer sorprendió a miles de usuarios de la CFE, ya que en varios sectores de la ciudad se quedaron sin el servicio de suministro de energía eléctrica, y en realidad nadie sabía ni supo lo que estaba pasando. En el centro de la ciudad las instituciones bancarias dejaron de realizar operaciones, incluso nadie podía sacar dinero de los cajeros automáticos, los semáforos de las esquinas dejaron de funcionar, en las empresas tampoco se pudieron encender los equipos de cómputo. De la misma manera se averiguó que en las clínicas públicas y privadas se tuvieron problemas con los equipos que estaban conectados a los pacientes, aunque luego se supo que algunas de ellas contaba con plantas de energía, los cuales pusieron a funcionar, pues la vida de algunos pacientes dependía de los equipos que tenían conectados, pero por fortuna no se reportó algún saldo trágico. Las tiendas de autoservicio tuvieron que desempolvar las calculadoras tradicionales y cobrar las cuentas de manera manual, incluso en algunos sitios se negaron a vender hasta que se restableció la energía. Algunos empleados de la CFE consultados para conocer lo que sabían ellos del problemas, comentaron que la falla fue a nivel peninsular y que ellos tampoco tenían claro lo que había pasado, pues pudo tratarse de un problema en Lerma u otro estado del sureste, del cual depende la península del suministro de energía. Se averiguó que la falla afectó al 75% de los usuarios de esta ciudad al menos por dos horas, ya que el suministro se suspendió alrededor de las siete de la mañana y dos horas después comenzó a restablecerse el servicio por sectores. En Tizimín, Chemax, Temozón, y otros municipios del oriente del Estado, también tuvieron similares problemas por la falta de energía eléctrica. En Tizimín, el apagón causó estragos a los tizimileños durante casi cuatro horas, afectando los servicios comerciales, públicos y privados. Desde las 8:30 de la mañana se comenzaron a presentar las primeras fallas en algunos sectores de la Ciudad, fue intermitente el servicio hasta que de pronto todo el municipio se quedó sin corriente eléctrica. Este apagón propicio que la ciudadanía se quedé sin red y sin telefonía celular además que dejaron de trabajar las plantas del sistema de agua potable. Conforme iba transcurriendo el tiempo aumentaron las afectaciones, los semáforos dejaron de funcionar e implementaron a policías para controlar la vialidad en el primer cuadro de la ciudad. En el mercado los carniceros no pudieron utilizar sus máquinas para cortar huesos y para moler carne así que pocos pudieron comer picadillo o but negro, además que estaban preocupados por la carne que estaba en el cuarto frío pues temían que no regresase pronto la energía eléctrica. En las farmacias, al no haber sistema, no pudieron hacer todas las ventas completas pues no todos los artículos tenían precios. Los empleados de la farmacia de la 48 con 47 indicaron que de manera manuel estaba registrando las ventas de la mañana, pero habían algunos medicamentos que al no saber el costo, pues el sistema se los arroja, no se pudieron vender. En los molinos también hubo demoras por lo que los repartidores se quedaron un buen rato sin surtir a las tiendas y a los particulares pues todo lo que habían maquilado las tortillerías se había repartido. Fue una afectación general aunque horas después se iba restableciendo: en algunos sectores desde las 11 de la mañana comenzó a regresar la corriente, pero en otros puntos como en el poniente de la ciudad fue hasta el mediodía que se pudo contar con el servicio. En las redes sociales los que tenían la manera de comunicarse por pertenecer a diversas compañías pudieron externar su molestia por la falta de energía pues no podían realizar depósitos bancarios, transferencias ni muchos menos pagos ya que por lo consiguiente ni las tiendas de conveniencia estuvieron laborando. Los que también cerraron sus establecimientos fueron algunos supermercados aunque hubo quienes emplearon sus plantas generadoras de electricidad de emergencia.—

es-mx