Una advertencia

Con la marea roja no se deben de comer pescados

FLOR ESTRELLA SANTANA

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://diarioyucatan.pressreader.com/article/281960316518936

LOCAL | COMUNIDADES

Las personas no deben capturar ni recolectar ni comer peces y, sobre todo, moluscos, como almejas, mejillones, ostras, ostiones, escalopas, calamares, pulpos y vieira, entre otros, cuando hay marea roja porque se exponen a sufrir una intoxicación con toxinas que causan parálisis, diarrea y amnesia. La advertencia se encuentra en la Norma Oficial Mexicana “Especificaciones sanitarias para el control de los moluscos bivalvos y otros moluscos expuestos a la marea roja. Criterios para proteger la salud de la poblacion”, emitida en 2001. La marea roja es causada por la multiplicación de algas microscópicas, cuyo crecimiento es favorecido por la combinación de salinidad, temperatura y nutrientes orgánicos, dice el documento. Esos microorganismos producen toxinas que obstruyen o dañan las branquias de los peces y, además, consumen gran cantidad de oxígeno del agua, lo que afecta a las especies marinas. Los moluscos se contaminan con las toxinas, al filtrar como alimento el fitoplancton tóxico del agua, y acumulan las toxinas en sus tejidos comestibles. Estos venenos pueden persistir luego del proceso de depuración y de la cocción, ya que son termoestables. Tampoco existen antídotos o antitoxinas que reduzcan su toxicidad y el consumo de alcohol agrava la intoxicación porque favorece su absorción, destaca el reporte gubernamental “Marea roja, enfermedades transmitidas por alimentos”, a su vez. Entre 30 minutos y dos horas después de comer mariscos con toxinas, añade, se inician los síntomas: hormigueo o quemazón de los labios, de la lengua y de la cara con progresión gradual hacia el cuello, brazos, punta de los dedos de las manos, piernas y dedos de los pies. Luego ocurre un entumecimiento y los movimientos voluntarios resultan difíciles. Puede aparecer afasia, salivación, dolor de cabeza, sed, náuseas y vómitos. Las víctimas están conscientes y vigilantes durante toda la enfermedad. En casos severos es común la parálisis respiratoria, y la muerte ocurre si no hay soporte respiratorio. Cuando éste se aplica dentro de 12 horas de exposición, generalmente la recuperación es completa, sin efectos colaterales. En casos raros, debido a la acción hipotensora de la toxina, puede haber muerte por colapso cardiovascular, pese al soporte respiratorio, abunda el informe. Las toxinas de las algas de la marea roja se clasifican en paralizante, neurotóxica, diarreica, y amnésica, precisan ambos documentos. La población se puede exponer a estas toxinas por comer moluscos, por la piel en el caso de las brevetoxinas, y por inhalación de toxinas aerosolizadas, destaca por su parte la NOM. Los dinoflagelados, como el Gymnodinium breve producen brevetoxinas hemolíticas o neurotóxicas, y los gonialucoides producen al menos 12 toxinas, entre ellas la saxitoxina paralizante, la más estudiada. Las toxinas amnésicas son producidas por diatomáceas, como la Pseudonitschia pungens. Los síntomas de intoxicación en humanos varían según la toxina a la que se exponen, su concentración y la susceptibilidad individual.—

es-mx