Calidad de vida

Causa “dismorfia corporal” más cirugías estéticas

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://diarioyucatan.pressreader.com/article/282157885014552

IMAGEN

La “dismorfia corporal” aumenta las cirugías estéticas por la obsesión de ser bello, más en mujeres que en varones. MADRID (EFE).— La imagen personal, en muchos casos no real, que se proyecta en las redes sociales ha provocado un incremento de las operaciones de estética, debido a la “dismorfia corporal”, un problema psíquico relacionado con la percepción del propio ser, algo que no se soluciona con la cirugía, según advierten los psicólogos. Es lo que opina Rosana Pereira, del Colegio de Psicólogos de Madrid, tras la muerte el pasado domingo en Madrid de Silvia Idalia, una mujer que estuvo en coma tres meses tras someterse a una triple cirugía estética. Una joven de Murcia (sureste) falleció en enero por las múltiples perforaciones de varios órganos que sufrió al hacerse una liposucción. Estas muertes han reactivado en España la polémica sobre la seguridad de las operaciones de estética en las clínicas privadas. Bernardo Hontanilla, de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre), explica que se efectúan con las máximas garantías, aunque, “como sucede en otras intervenciones, siempre tienen su riesgo”. Según los últimos datos de la encuesta cuatrianual que realiza Secpre, en 2018 se practicaron cerca de 400,000 intervenciones de este tipo en el país. El aumento de mamas y las liposucciones fueron las más demandadas por mujeres; en tercer lugar, las reducciones de pecho. Los hombres se decantaron principalmente por la ginecomastia (reducción de las glándulas mamarias), seguida de la liposucción y la rinoplastia. Personas entre 30 y 44 años son la que más se operan, y 83.4 % de casos fueron mujeres, frente al 16.6 % de hombres, porcentaje que creció 4.4 puntos desde 2014. Problemas psíquicos En estos momentos, los cánones de belleza los marcan las redes sociales y sus filtros digitales, comenta la psicóloga Pereira. Esto ha provocado un aumento de las intervenciones para conseguir una imagen que muchas personas publican y que, a veces, “no es real”. En ocasiones, esto puede acarrear problemas psíquicos, como la dismorfia corporal, trastorno relacionado con la percepción de la propia imagen física. Así, “muchas veces el motivo de la intervención no es un problema de estética, sino una sensación (...) de insatisfacción personal”, dice. Ante la nueva polémica sobre la seguridad de las intervenciones estéticas, Hontanilla (Secpre) insiste en que tienen el mismo peligro que cualquier otra. “En cualquier acto quirúrgico siempre hay un riesgo, como puede ser el de hemorragia o infección”. Reconoce que se presentan complicaciones en intervenciones, pero “no siempre son culpa del cirujano”. Hontanilla reconoce, sin embargo, que las muertes de las dos mujeres citadas este año pueden haber incrementado el temor a someterse a operaciones de estética. Aconseja acudir a “clínicas serias” y confiar en “profesionales cirujanos con el titulo de especialistas”. Los profesionales dejan claro que no es lo mismo la cirugía estética que la reparadora; la primera busca mejorar la apariencia física, la segunda, corregir defectos provocados por enfermedades, lesiones o accidentes.

es-mx